Génesis del nombre de San Sebastián

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
A VPN is an essential component of IT security, whether you’re just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

Algunos pueblos de la isla deben su nombre a los primeros pobladores pudientes que radicaron estancias o haciendas en el mismo. Entre ellos están: Cataño, Añasco, Rincón y Lares. Aunque se investigó la posibilidad de que el Pepino fuese derivado de tal manera, la búsqueda no fue fructuosa. Sin embargo, refiero como mera curiosidad, a varios individuos de apellido Pepino existentes durante los primeros años de conquista. Los mismos eran Diego Rodríguez, Antonio Martín, Pedro y Juan Pepino. Eran hombres dedicados al comercio naval como maestres del navío Santiago, o en el caso de Juan, como grumete en el navío San Andrés que traficaban con el poblado de San Germán el viejo, en Añasco. Está muy lejos de comprobarse sí ellos se establecieron o tuvieron terrenos en San Sebastián.

Es la configuración topográfica de la zona la que le engendrará su antiguo nombre. Las Colinas del Norte, según refiere el Dr. Picó, son parte lo que se conocía durante el siglo diecinueve como La Cuchilla del Pepino. Esta serie de verdosos mogotes, alternando con escarpas blancuzcas de caliza, se expresan majestuosamente en la porción norteña y en tal del pueblo. En su faceta inicial del oriente yace el núcleo urbano actual. Al Sur y Oeste de él se aprecian Las Vegas o llanos fértiles y generalmente inundables del territorio.

Son los dos sectores poblacionales de Las Vegas y El Pepino, ubicados dentro del gran territorio que una vez comprendió al Partido de San Francisco de Asís de la Aguada, los que unirán sus intereses para pedir la segregación. Don Andrés Méndez Liciaga, basándose en una argumentación antigua, nos informa en su valiosísimo libro, Boceto Histórico del Pepino, que el nombre del pueblo surge de la circunstancia de que dentro del Partido existía un lugar llamado «Pepinito», en parte del cual y desde su fundación, radican los ejidos de la población actual.

El nombre original del pueblo era San Sebastián de Las Vegas y el Pepino, nombre que fue acortándose al pasar los años. En 1765 se reporta como San Sebastián de Las Vegas del Pepino. Diez años después, se escribe como Las Vegas y Pepino. Para 1783 aparece como Vegas del Pepino, y ya entre 1793 y 1795, se empieza a usar el de Pepino; siendo generalmente presidido por el nombre de su patrón. El Pepino permanecería en uso hasta el año 1869 cuando se cambió oficialmente por el de su patrón, San Sebastián.

Walter A Cardona Bonet

Walter A Cardona Bonet

Walter A. Cardona Bonet nació en Aguadilla, Puerto Rico. Estudió geología en el Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico y programación de computadoras en el Electronic Data Processing College en Hato Rey. Reconocido estudioso de la historia marítima del país desde 1974. Autor de diversos libros de microhistoria regional de la serie: “Notas para su historia”, de los pueblos de Aguada, Rincón, Quebradillas, Aibonito, San Sebastián, e Islotes de Borinquén. Es autor de los libros Shipwrecks in Puerto Ricos History, y el Marinero, Bandolero, Pirata y Contrabandista Roberto Cofresí: 1819 1825. Actualmente completa su estudio sobre el lengua Juan González Ponce de León y Apuntes de Cardona, Serie: Cartas de Gobernadores españoles, Tomo I: Luis de Vallejo y Diego de Carasa. Ha publicado varios artículos en la revista de la Sociedad Puertorriqueña de Genealogía entre los cuales se encuentran los siguientes: “Lista de soldados en San Juan en 1599”, (1999), ‘Los hombres de Quiñones”, (2003), “ Familias de Islas Canarias”, (2004), “Alarde Militar del Año 1588”, (2006), “Libros parroquiales de Manatí Bajo Conservación en el Archivo General de PR”, (2007), “Los hombres del capitán Juan de Zurita en San Juan y Guayama, 1566 al 1568”, (2008). Forma actualmente parte de la Junta de Directores de la Sociedad Puertorriqueña de Genealogía, ocupando la Vicepresidencia.

Deja un Comentario

Qué hacemos

Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. 

Compártenos en tus Redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Publicaciones Recientes

Síguenos en Facebook

Sign up for our Newsletter

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit