Tormentera y Barraka o Varrentierra

Categorías: Historia.

Eliut Gonzalez Vélez- Es una buena oportunidad que nos ofrece la temporada ciclónica de 2017 para hablar un poco de cómo se protegían nuestros antepasados de estos fenómenos atmosféricos caracterizados por vientos considerables y lluvias torrenciales. No podemos remontar a San Ciriaco, a San Felipe y a Hugo que fueron devastadores.

El Trópico es una franja que rodea la tierra que está entre los paralelos del Trópico de Capricornio y el Trópico de Cáncer. El Caribe, Las Filipinas, Japón, Mexico, Centroamérica y otros países confrontan esta temporada ciclónica año tras año y los gobiernos de estos respectivos países tienen que hacer planes de contingencia y de mitigación para alertar y preparar la población en caso de un ataque ciclónico.

Los ciclones nacen a partir de sistemas de tormentas lejos de la costa oeste del norte de África. Por años, los científicos han sabido que los huracanes que azotan las costas del Océano Atlántico, en América del Norte y en Centroamérica salen del centro de Africa.

Pero los últimos hallazgos indican que estas tormenta, son arrastradas por el clima de uno de los sitios más áridos de nuestro globo terráqueo. Nos referimos al desierto de Sahara. Sahara significa en lengua árabe, desierto. De aquí se origina el polvo que nos azota durante el año.

Como Prepararse Para Enfrentar A Un El Ciclón – El Rol Del Gobierno

El Plan de Contingencia es un plan de tipo preventivo donde la ciudadanía se prepara antes del ciclón. Este plan está diseñado por el gobierno buscando la responsabilidad ciudadana. Mientras el Plan de Mitigación es la acción del gobierno estatal y también el municipal es para aminorar las pérdidas ante un ciclón.

Se instruye a la población y se le proporciona refugios para evitar la pérdida humana y el gobierno provee para cubrir los gastos de comida y vivienda ante las pérdidas.

Hay ciclones que han dejado una pérdida de miles de personas como fue el caso de San Ciriaco y de billones de dólares como el caso del Huracán Katrina que dejó más de 10 billones de dólares en pérdidas.

Nuestros Planes Artesanales Del Pasado

Nuestro antepasados inventaron un bohío que se utilizó en el Caribe llamado en Cuba varrentierra y en Puerto Rico llamado tormentera o barrakas por su parecido a las tiendas de campañas militares. Procedamos a describir este bohío artesanal. EcuRed lo describe así:

Es una edificación rústica de yagua que generalmente se utiliza para guardar materiales y guarecerse de las calamidades del tiempo y los ciclones en el campo. Lo más común es que toque el suelo y que solo tenga una pared frontal con su puerta, puede describirse prácticamente como un hueco en la tierra con un techo de dos aguas encima, o lo que pudiera decirse como “una casa sin paredes”.

Su Construcción En Detalles

El varaentierra o tormentera posee un techo de dos aguas, de yagua o guano, con la techumbre o cobija en forma de un ángulo diedro, como si fuese el techo o caballete de una casa sobre la tierra, a modo de naipe doblado por el medio y puesto bocabajo.

No tiene horcones ni paredes, sino sólo dos aguas o aleros que descansan en el suelo, sin más respiradero que la puerta de enfrente. Típicamente se construía en un terreno algo más elevado, para evitar la entrada de agua de lluvia a su interior.

Usualmente se prefería para ubicarlo el fondo del bohío o un lugar cercano a donde viviera la familia, y se profundizaba su piso hasta un metro por debajo de la superficie. El techo bajo le permite escapar a los efectos del viento.

Los Sistemas Meteorológicos Inexistentes

En el 1899 nos atacó el huracán San Ciriaco. Dejó cerca de 3 mil muertes y mucha destrucción. Los primeros 50 años del siglo 20 fueron muy inclementes. Por lo menos lo menos 30 sistemas atacaron o pasaron a dos grados de distancia de Puerto Rico. Por lo menos siete fueron huracanes. De esto, se destacó el huracán San Felipe II que fue categoría 5 con vientos de más de 155 millas por hora.

Durante esta época los sistemas meteorológicos eran casi inexistentes. La cosecha de aguacates y los inmigrantes de otras latitudes y las naves que circundaban los mares nos traían las noticias de estos fenómenos. La sabiduría campesina era la que predecía con una mirada a las condiciones del tiempo.

Acción

La hospitalidad no se hacía esperar y muchos dueños de tormenteras iban por el vecindario para reforzar la tormentera de otros o para ofrecer alojamiento en su tormentera. Debemos informar que los alimentos y animales de introducían en la tormentera de modo que al terminar el evento ciclónico hubiera alimento para la familia y el vecindario.

En niñez, en Utuado, tuve la oportunidad de ver y examinar una tormentera. Como se le ha descrito parecía una barraka militar pero hecha de zinc y otros impermeabilizadas con cartón de brea. Para la década de 1940 una de mis tías, Tía Moncha, murió de parto dentro de una tormentera. Su labor rindió fruto con una niña pero ella perdió su vida. La familia se había refugiado en una tormentera esperando el paso de un ciclón el que al desviarse no atacó a Puerto Rico.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario