Solicitud de Fundación de El Pepino

Categorías: Historia.

Segunda Etapa: Contenido de la Solicitud de Fundación de El Pepino: Las experiencias fundadoras de los poblados de la Aguadaen  nuevos partidos nos dan un claro marco de referencia para reconstruir la solicitud que hicieran los vecinos del Pepino y su apoderado en ausencia de la solicitud de fundación de El Pepino.  A la luz de las solicitudes de fundación  de Añasco, Isabela, Rincón y Moca consideremos el contenido de la solicitud de fundación de El Pepino, que por lo menos,  incluía dos partes.  Solicitaba en la primera:

  • fundar un casco urbano con su trazado de calles de acuerdo a la costumbre prevaleciente
  • que se le demarque una jurisdicción territorial propia y asignar solares vecinales, es decir, los ejidos urbanos
  • levantar una iglesia porque la de Aguada  quedaba lejos a casi17 kilómetrosde distancia (4 leguas) y  los pobladores, al no poder concurrir con frecuencia, se afectaban ellos y sus familias en términos espirituales.
  • nombrar un capellán o un ayudante de la iglesia de Aguada para que atendiera de manera permanente la feligresía hasta que se edificara la iglesia cuando se designaría un párroco en propiedad.

En la segunda parte de la solicitud se consignaba el compromiso de los vecinos solicitantes y que  incluía:

  • la disposición a colaborar con la agrimensura,  el trazado y la construcción del casco urbano y los solares vecinales
  • construir un cuartel para uso del teniente a guerra y las milicias urbanas, construir otros edificios como la carnicería
  • construir un templo, una iglesia, y mantenerla en buenas condiciones
  • pagar los servicios del capellán permanente y luego un párroco
  • pagar la fianza que requería el proyecto de fundación ya fuera en dinero, ganado o propiedades. Y cumplir con la contribución de la pesa (impuesto por la tenencia de cabezas de ganado)

Tercera Etapa: Consulta ante Autoridades Gubernamentales y Eclesiásticas

Las autoridades de Aguada y San Germán, después de consultarse entre sí sobre los efectos y la conveniencia del desprendimiento de estos poblados, le dieron el visto bueno a la solicitud,  continuaron con el proceso y la refirieron  al Gobernador. Delante de sí la petición de fundación de El Pepino, el Gobernador Bravo de Rivero pasó a consultar con el Teniente a Guerra de Aguada y  sus funcionarios, y con las autoridades dela Villa de San Germán, los alcaldes ordinarios y demás funcionarios, solicitándoles la siguiente  información:

  • si el paraje es sano en cuanto a ambiente y suficiente para hacer un pueblo y si las tierras son buenas para la agricultura y para criar ganado
  • si hay un acuerdo entre hacendados y hateros
  • a cuantas leguas de distancia está la parroquia dela Aguada

Los documentos de la fundación de Añasco tienden a indicar que Aguada todavía se tenía que remitir regionalmente a la Villade San Germán.  San Germán sería el enlace entre el gobierno central colonial y Aguada. Las autoridades de Aguada y San Germán contestaron esta y otras preocupaciones del Gobernador de manera positiva. Mientras tanto, el Gobernador se puso en contacto con el Obispo de Puerto Rico, le presentó la solicitud con el fin de que éste la aprobara y comenzara la búsqueda de un candidato para ser el capellán del nuevo pueblo. El señor Obispo, después de consultar con el vicario de San Germán y el párroco de Aguada decidió, en ausencia de una capellanía rural,  hacer de El Pepino una ayudantía eclesiástica que sería visitada desde Aguada por algunos sacerdotes, prestando ellos su servicio de manera rotativa y tan pronto se terminara la construcción del templo se procedería a nombrar un párroco en propiedad.

La radicación de la solicitud de fundación a las autoridades pertinentes tuvo que haber ocurrido antes de 1752, posiblemente entre 1745 y 1751.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario