Marcos el Loco

Categorías: Historia.

Por Eliut González Vélez– Viene a mi memoria aquella dama elegante, vestida de largo con colores llamativos, su piel era  color ébano. Tenía un turbante o paño en la cabeza combinado con una estola que caía sobre la parte alta de su cuerpo.  En otras ocasiones su largo cabello estaba adornado con una flor.  Qué elegancia. Siempre fue un personaje distante.  Mis creencias pentecostales me impedían acercarme a su consultorio y agotar en él toda mi curiosidad por esta magia.

Pero se dice que los gitanos tienen su origen en Asia, en la India y en Europa, son indoeuropeos.   Y en su paso nómada  se han ido nutriendo de diversos modos culturales  de cómo buscarse la vida, donde sea,  con facilidad.

En su puesto (oficina donde consultaba) en las fiestas, que casi siempre era en el lado sur de la iglesia católica (calle Muñoz Rivera)  ofrecía consultas espirituales por medio su antigua, milenaria y ancestral magia. Las técnicas que utilizan incluyen los más diversos ceremoniales el uso de la bola de cristal, hechizos, encantamientos y brebajes; destacándose en la habilidad para confeccionar objetos encantados como amuletos o talismanes para atraer la protección y buena fortuna. Poseían la habilidad para leer las líneas de la palma de  las manos y  para tirar las cartas del Tarot que le ofrecía al cliente un cuadro de su pasado, una exposición de su condición presente y un presagio de su futuro.

La curiosidad humana y el espiritismo africano puertorriqueño se constituyen en una debilidad hacia este tipo de personaje. La fila era considerable para consultar a  esta obrero de la magia que podría resolverle muchos problemas a la gente.  Una palabra bastaba.

La magia de los gitanos  se relaciona con la sabiduría de los antiguos sacerdotes indoeuropeos, de los sacerdotes  persas en donde  se les llamaba mago y sacerdotes de otras latitudes.  Desde siempre en todas las culturas se reconoce  que hay algunos individuos virtuosos, entre ellos los gitanos que   poseían poderes o capacidades sobrenaturales y se les consultaba  con el fin de obtener una resolución para su presente situación.

Una gitana es un personaje misterioso que casi siempre es traída por un empresario,  a nuestros pueblos.  Se caracteriza porque que va de paso recogiendo una buena  limosna, a expensas de su magia,  para compartirla con su  empresario y obtener su parte.

Blackaman

Vestido de negro, delgado, con un aspecto siniestro.  No sé de donde traían este personaje.  Pero que he investigado su nombre y su show se relacionaba con exponerse a  una serpiente venenosa  africana que medía cerca de 10 pies de largo.

Gran cantidad de  gente se reunía al momento de su espectáculo.  Mi memoria recuerda que su espectáculo consistía en manipular varias serpientes y permitir que ellas se deslizaran por su cuerpo.  Recuerdo que había una caja en donde Blackaman se introducía para dejar boquiabiertos a la gente que veía a las serpientes en contacto cercano con un hombre. Para nosotros, los adolescentes, aquello resultaba en un desafío pero la verdad es que ninguna de aquellas serpientes era venenosa.

Pero este personaje también se introducía objetos punzantes, tipo alambre, que cruzaban sus brazos y  manos  y, albricias, no se producía hemorragia de sangre.  Interesante.

Otras Atracciones

Recuerdo otro personaje que tomaba gasolina en su boca y la soplaba sobre una antorcha y se formaban grandes llamas.

Otras veces presentaban a individuos con crecimientos o limitaciones físicas, como la mujer más pequeña del mundo, por lo menos la más pequeñas en aquellas fiestas patronales. Aunque no lo vi en El Pepino,  el Gigante de Carolina, don Felipe Birriel, fue atracción en muchas fiestas en Puerto Rico por ser el puertorriqueño de más alta estatura. Tenía problemas con la glándula pituitaria.  Creo que unos sobrinos de él tenían este mismo problema pero fueron puestos bajo tratamiento médico.

El show de fisiculturismo traían al superman de Cabo Rojo que doblaba los clavos  de cinco pulgadas con sus propias manos.

El Palo Encebado

Nos viene a la memoria Marcos El Loco.  Marcos, quien era pintor de brocha gorda, lo vi durante el Huracán Santa Clara tirarse en las aguas crecidas de la quebrada de Pueblo Nuevo (Quebrada Chiquita)

Marcos, desafiaba aquel poste cubierto de grasa de carro  y cómo se las ingeniaba para subirlo y al llegar al “cucurucho” del poste en donde obtenía su premio: un salchichón, un jamón,  un queso, una botella de ron, una bolsa de chinas mondadas  y otros artículos.  En otras ocasiones participaban varias personas que se esforzaban por llegar a la cúspide del palo.

El  palo encebado, es un juego consistente en escalar y  trepar sólo con la ayuda de los  brazos, las piernas y sogas, por un poste vertical de aproximadamente 20 pies , que suele estar alisado  y  embadurnado con grasa derivada del petróleo, hasta llegar al tope  atrapar el premio.  Encebar viene de aplicar el cebo (grasa)  animal al poste. Ya no se usa la grasa animal sino lubricantes derivados del petróleo, por lo menos, en Puerto Rico.

Este juego se originó como pasatiempo en Nápoles, Italia  durante el siglo XVI. También se practica en muchos países de América Latina donde se conoce por ambos nombres según el país. Hoy día el palo encebao sigue siendo la tradición de fiestas y ferias en  República Dominicana, Cuba, Centro América y Puerto Rico.

Fin De Las Fiestas

Pasaba buenos ratos observando como los machineros  desmontaban las machinas. Les esperaba la misma rutina en el próximo pueblo. Los vendedores ambulantes hicieron su agosto.   Se iba descubriendo montones de basura oculta. Teníamos olor a carne podrida y olores producto del derrame de tantos líquidos mezclado con la orina de algunos paisanos que no tuvieron un baño disponible al momento. El mantenimiento diario del municipio hacía tolerable la situación por diez días.

Al otro día las picas ya estaban desmontadas. Se moverían a las próximas fiestas patronales. Empezaba la desolación y la tristeza.  Luego veíamos desfilando los camiones con las machinas. Los bomberos se aprestaban a limpiar las sucias calles con mangueras de presión.  Los que vivían frente a la plaza de recreo respiraban.  Volvía la paz, la tranquilidad y el buen sueño.  Llegó las nostalgia para nosotros los chicos de la barriada Tablastilla: un año que viene y otro que se va.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario