Los Fuegos Artificiales

Categorías: Historia.

En una de esas temporadas navideñas, viviendo en la Barriada Tablastilla, me encontraba yo trabajando en el complejo pirotécnico de Augusto Torres y sus hijos Les tocaban a ellos quemar los fuegos artificiales en esas fiestas patronales (1960-62). El complejo quedaba al lado de mi casa y nuestra casa al lado de, dueño de una agencia de alquiler de bicicletas.

Por boca de los hermanos Torres nos hemos enterado que Augusto Torres fue el heredero directo de la pirotecnia de Fermín Alberti y son los hijos de Augusto, The Tower Brothers, los que tienen en su poder las libretas con las fórmulas de este famoso pirotécnico pepiniano. Pero vale la pena apuntar que El Pepino ha producido grandes expertos en esta materia de pirotecnia y entre ellos están: José Tirado, Fermín Alberti, Augusto Torres, Guillo Rivera, Faustino Cortés y Wichie Torres. Los Hermanos Torres me hablaban de un pirotécnico en Aguadilla de apellido Yulfo. Recordemos que el pirotécnico José Tirado Extremera fabricaba municiones para la Junta Revolucionaria del Pepino conocida por el nombre de El Porvenir que participó en el suceso del Grito de Lares de 1868.

En esa fábrica de fuegos artificiales se preparaban las formulas con material traído del exterior. Los aprendices, como yo, “atacábamos cohetes” de diferentes colores y clases. Payo, el mayor de los hermanos, era el único que trabajaba el material explosivo. Yo trabajaba bajo las órdenes de Augusto y con mis amigos de la niñez y primera adolescencia: Ismael, Pilín y Payo, sus hijos

Llegó el momento de cobrar mi primer salario producto de mi trabajo en la fábrica de fuegos artificiales. Ceremoniosamente, Don Augusto me extendió su mano y me pagó $0.50. Me felicitaron recordándome que el trabajo es la manera honrosa de obtener dinero. Y para celebrarlo su esposa, Doña Quinque, me sirvió una pequeña copa de ron cañita la cual me bebí dando muestras del fuego líquido que bajaba por mi garganta. Doña Fermina, una ferviente pentecostal, estaba en la otra casa y no se dio cuenta de que inauguraban a su hijo en la toma de los espíritus destilados y Don Cheo estaba en su puesto en la plaza de mercado.

Para el inicio de las fiestas se preparaban los cuadros (ruedas) de fuegos artificiales con cohetes impulsores que hacían girar la rueda. Y la misma llama se encargaba se encender el resto de los dispositivos de luces a colores. Era un verdadero espectáculo. Desde la azotea de la casa alcaldía los hermanos Torres lanzaban varios cohetes al aire cargados de paracaídas con venían bajando con un ramillete de luces de colores. Este espectáculo de colores y estruendos era todas las noches después que terminaban las funciones artísticas en el templete.

Historia De Los Fuegos Artificiales

Los fuegos artificiales se originaron en China hace 2,000 años. La leyenda más conocida es que los fuegos artificiales se originaron o se inventaron por accidente cuando un cocinero chino que trabajaba en una cocina al aire libre mezcló carbón, ácido sulfúrico y nitro (todos productos conocidos en la cocina de esa época). La mezcla se quemó y cuando fue comprimida en un tubo de bambú explotó.

Algunas fuentes sugieren que los fuegos artificiales pueden haberse originado en la India, pero en octubre 18 del 2003, una edición electrónica de un periódico hindú le da crédito a China de haber descubierto la pólvora.

Un monje chino llamado Li Tian, quien vivía cerca de la ciudad de Liu Yang en la provincia de Hunan, se le acredita la invención de los fuegos artificiales hace 1,000 años. Los chinos celebran la invención de los fuegos artificiales el día 8 de abril, ofreciendo sacrificios a Li Tian. Durante la dinastía Song, las personas de la localidad establecieron un templo dedicado a Li Tian. (Tomado del El Viajero Digital, escrito por Katherine Fontanillas, 1969)

Los Espectáculos Artísticos

Los tríos eran los artistas de primera línea. El bolero que nunca se extingue, un cancionero de las viejas generaciones que revive sus corazones y nostalgias. Los Antares con Felipe Rodríguez y Rafael Scharon de Hoyamala-Cibao atraían multitudes de románticos. Los Hispanos con su armonía de voz y con el tercera guitarra, Carmelo, también del Pepino arrastraban a muchos románticos a las fiestas. Asimismo el trío o cuarteto Los Montemar. Dos de nuestros mejores guitarristas sustituyeron a los integrantes de los tríos y cuartetos que nos visitaban: Jim Pérez y Candallo González, de Tablastilla.

Del Oeste, de Mayagüez, venía la Orquesta Modelo que tocaba mucho de Cortijo. Y de Ponce venían los acordeones, Los Concertinos. También se presentaba Papa Candito y su Combo. Cultivaba un repertorio muy variado, siempre al día con los últimos éxitos internacionales y no utilizaba vocalista. Ejecutaba el solovox, especie de piano pequeño, por lo general de tres o cuatro octavas – algunos tenían más, otros menos – que reproducía un sonido muy similar al órgano y que sólo se ejecutaba con la mano derecha. A diferencia del piano y el órgano, en que se ejecutan melodía y acompañamiento simultáneamente, el solovox era un instrumento cantante (Tomado de Fundación Nacional Para La Cultura Popular).

Ya, para la década de 1960, se iniciaba la Nueva Ola, muchos de cuyos integrantes atraían gran cantidad de juventud: Lucecita, Chucho Avellanet, Julio Ángel, Papo Román, Danny Rivera y otros. Recuerdo que en ocasiones traían a Don Cholito (José Miguel Agrelot) armado de su machete juntamente con el negrito Reguerete (Paquito Cordero). Nos hacían reír hasta la saciedad. La historia de nuestros negritos en la comedia se inicia con Diplo, sigue Reguerete y el negrito Doroteo. Bueno, aquí mi memoria me está dando señales de agotamiento. Necesito un descanso para luego seguir.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario