Introducción al Negocio de la Muerte en El Pepino

San Sebastián del Pepino tiene su propia tradición mortuoria y toda esta tradición está íntimamente ligada a las creencias religiosas y a la moral de los pepinianos. También estas tradiciones están atadas al poder adquisitivo de las clases sociales. En la generalidad la clase social que sostiene económicamente a las tradiciones católicas es la clase pudiente. Asimismo, la clase media es la que sostiene las tradiciones protestantes. La clase profesional y la clase artesanal son las que, por lo general, sostienen las tradiciones masónicas y las tradiciones del espiritismo kardesiano. La clase pobre y artesanal, por lo general, sostiene las tradiciones pentecostales.

La Experiencia del Momento

En estos día observaba un video de cómo se celebran las precesiones mortuorias en New Orleans. La procesión fúnebre es presidida por una banda musical de vientos de jazz y por lo general tocan el himno evangélico Junto a ti. Los participantes en la procesión llevan la música con un paso peculiar y otros bailan. Esta tradición le viene de ancestros africanos y franceses mayormente pero es una procesión de corte religioso protestante.

Sucesos fúnebres en El Pepino

El fenecido hijo del pastor pentecostal Gil Bermúdez, de San Sebastián, lo llevaron desde su casa en la barriada Pepino hasta el cementerio del pueblo a son de música de acordeón del pastor Héctor Martínez Lugo, natural de Añasco. Este suceso ocurrió en el 1963. También, en el 1968, el cadáver de mi madre, Fermina Vélez López, fue llevado de la barriada Pepino hasta la iglesia pentecostal precedida de una banda de música de vientos y acordeón, banda traída de Hatillo por el pastor Enrique Lugo.

El colmadito de mi padre, Cheo Pitre (José González Pietri), localizado en la calle Ruiz Belvis #17 al lado de la Cafetería de Gonzalo González, fue el punto desde donde observé decenas de procesiones funerales auspiciadas por la iglesia católica y otras iglesias.

Justificación del Libro

He dedicado un momento para retrotraerme y reflexionar sobre lo que ocurría en las procesiones fúnebres mi pueblo, San Sebastián, durante mi niñez y juventud. Tenía intención de escribir unas breves impresiones y testimonios míos pero me he topado con una cantera de información que he procedido a escribir una breve historia sobre el tema. Así que me he animado a investigar para escribir un pequeño libro que recoja la experiencia pepiniana sobre este tema del negocio de la muerte de 1900 a 1970. Creo de utilidad la existencia de un documento que recoja las experiencias mortuorias que de otra manera entrarían en el olvido.

Como ustedes han de saber, la historia se hace, se arma, se construye, partiendo de unos documentos, fuentes orales y visuales a la cual se tenga acceso. Pero la historia es una información interpretada antropológica y sociológicamente. Así que esta historia lleva mi marco de referencia, mi regionalismo y mi universalismo.

Fuentes Orales

He recurrido a fuentes orales como los son Raúl Vargas hijo y ayudante de Don Guilo Vargas propietario de la antigua Funeraria Vargas, Jesse James y Jaime Vargas me han suplido una autobiografía inédita de su padre, Mano Moisés Vargas, Rigoberto Ríos de la antigua Funeraria Ríos me ha hablado en detalle de la industria de la muerte desde mediados de siglo y se han añadido para aportar información José Luis Jiménez dueño de Pepino Funeral Service y Raúl Méndez Serrano, propietario de San Sebastián Memorial.

La mayoría de las fuentes entrevistadas fueron y son protagonistas del negocio de la muerte en San Sebastián durante 1900 a 1970. Acompañando este tema viene mucha historia desconocida sobre El Pepino obtenida de fuentes orales. Nuestros lectores han de saber que un tema así, es inagotable y cada historiador lo ve desde su marco de referencia. La verdadera historia de San Sebastián está guardada en cada pepiniano. Por lo pronto, presento la porción mía, lo que he podido recoger, para vuestra reflexión y consideración de las generaciones futuras.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas