Intereses en la fundacion del Pepino

Categorías: Historia.

El Partido de la Aguada- Aguada nació como asentamiento colonial  en el 1510, cuando Don Cristóbal de Sotomayor, lugarteniente de Don Juan Ponce de León, y por órdenes de éste, funda el primer poblado en el Sitio de la Aguada, con el nombre de Villa de Sotomayor.

El 17 de septiembre de 1692, el Rey Carlos II de España emitió una Real Cédula mediante la cual ascendió a la categoría de Parroquia Colativa con un Teniente a Guerra a cinco pequeños poblados de Puerto Rico: Aguada, Ponce, Arecibo, Coamo y Loiza. El honor de ocupar el puesto de primer Teniente a Guerra de Aguada, correspondió al señor Juan López de Segura.

Es en esta etapa que Aguada se convierte en un partido jurisdiccional administrado en lo gubernativo por una tenencia a guerra y en una parroquia cuyo ámbito eclesiástico llega hasta los confines territoriales del nuevo partido. Este desprendimiento del territorio  de la Villa de San Germán conlleva la retención de los nacientes y ya establecidos núcleos poblacionales del nuevo partido.

Los Límites Territoriales de Aguada

El historiador Walter Cardona en su libro, San Sebastián, Notas Para Su Historia señala que a San Francisco de Asís de la Aguada se le adjudicó el territorio que comprende  al occidente  del Río Camuy y el territorio al norte del Río Grande de Añasco.  Estos territorios lo ocupan en la actualidad los municipios de Camuy, Quebradillas, Isabela, Aguadilla, Aguada, Rincón y Añasco y hacia el interior Moca, San Sebastián y Lares.

Este litoral costero se convirtió en el segundo bastión militar de la Islay lugar en donde se abastecían de agua y comestibles los barcos españoles en tránsito  y por donde entraba el situado mejicano.

Hatos y Sitios  en la Jurisdicción del Partido de Aguada

Refiriéndonos a los hallazgos del historiador Ramón Vargas Pérez, este menciona el  sitio de Mirabales que  para 1700  estaba en proceso de colonización porque Don Sebastián González de Mirabal tenía cuatrocientas cuerdas en aquel territorio cerca al Salto de Guacio.

El Dr. Andrés R. Méndez Muñoz, en su ensayo Pobladores del Partido de San Francisco de la Aguada Para Comienzos del Siglo XVIII, hace mención de la amplitud y dedicación de los terrenos del partido a la empresa pecuaria para la primera década de 1700.   Entre los hatos a los cuales se refiere están:  Hato Olgadero,  Hato de Añasco,  Hato de Malpaso, Hato de La Laguna, Hato de Peralonso, Hato de Piñales,  Hato de Calvache,  Hato de Aguas Chatas, Hato de Moquilla, Hato de Culebras, en Hato de Babumamey,  Hato de la Moca y  criaderos de ganado menor en el sitio de Piñales, en el sitio de Calvache, en el sitio de la Moquilla, sitio del Espinal y en el sitio de Salto en donde Don Sebastián González de Mirabal tenía  dos caballerías (400 cuerdas de terreno) y el sitio de   Juncal en el que Juan Lorenzo Bareto tenía un criadero de ganado menor para 1707.

El Dr. Salvador Padilla Escabí, en su ensayo El Poblamiento de Puerto Rico en el Siglo XVIII,  que para 1709 los hatos de Añasco, Pepino y La Moca, se estaban convirtiendo en cotos y posteriormente en partidos.

Núcleos Poblacionales del Partido de Aguada

Núcleo PoblacionalAñoIndustria AgropecuariaMunicipio al que pertenece
Olgadero1707finca, hato
Añasco1707hato, criadero de cerdaAñasco
Malpaso1707finca, Hato y criadero de cerdoAguada
La Laguna1707hatoAguada
Peralonso1707hatoPepino
Jaguey1707criadero
Piñales1707hato y criaderos, de cerdaAñasco
Calvache1707hato y criaderos, de cerdaAñasco
Aguas Chatas1707hatoAguada
Mamey1707finca
Moquilla1707finca hato ganadero Moca, Pepino
Bahumamey1707criadero vacunoPepino
Culebras1707hato
La MocahatoMoca
Espinal1700criadero - cotoPepino
Saltos1700criaderoPepino, Aguada
Juncal1707criaderoPepino, Aguada
Pepino1709hatoPepino

El Proyecto Agrícola

Para la década de 1690 el gobierno central de la Islaya tiene como proyecto obtener mucho más rendimiento del suelo que el que ofrecía la industria del hato fomentando el establecimiento de estancias y cotos.  Ordena a las autoridades del Partido de Aguada abrir y ampliar caminos hacia los poblados de su jurisdicción para viabilizar y agilizar la siembra, la producción y el mercado de productos agrícolas en menoscabo de los  hatos existentes. Para 1709 se mencionan  hatos del Partido de Aguada que se estaban en el proceso de convertirse  en cotos, entre ellos, Añasco, El Pepino y La Moca  y que luego de varias décadas adquieren el título de partidos independientes.

Ahora, enfoquémonos en El Pepino.  Documentos primarios  afirman que a principios de la década de 1690  el colonizador de origen isleño-canario, Don Sebastián González de Mirabal, fue depuesto de su cargo de alférez mayor de San Germán por haber incurrido en corrupción al ser descubierto involucrado en el lucrativo negocio del contrabando.   Viviendo en el coto del Espinal de Aguada comenzó a incursionar en el distante sitio de lo que hoy es el Barrio Mirabales.  Tenía dos caballerías de tierra en la parte alta del sitio del  Salto del Guacio. El Salto del Guacio es una cascada cuyas aguas desembocan en el Río Guacio y en aquellas vegas tupidas de hierba verde pastaba el ganado de este colonizador de origen canario.

Seguramente, había allí había una estancia con un hato de su propiedad y algunos colonos a cargo de ella.  Su incursión significaría la llegada de un lugar teniente, un funcionario de rango menor sujeto a las órdenes del Teniente a Guerra de la Aguadao del Gobernador de la Isla. Lospoblados de La Moca, La Moquilla,  Las Vegas y El Pepino estarían en ciernes al igual que Mirabales, Peralonso, Babumamey,  Saltos y Juncal, todos estos poblados hilvanados por un sólo camino. Su gestión hay que verla como parte de la expansión del pueblo de la Aguada.

Para el 23 de noviembre de 1695 había superado su situación con el gobierno y fue nombrado teniente y capitán a guerra del Partido de la Aguada.

Si el Camino de Puerto Rico, desde el siglo XVII pasaba por el futuro territorio pepiniano, esta apertura de caminos se haría hacia poblados emergentes.  Los poblados de Mirabales, Peralonso, Babumamey,  Saltos y Juncal estarían en ciernes y se aprovecharía la orden del gobierno central para abrir un nuevo camino desde Las Vegas y El Pepinito hacia los nuevos poblados.

Concluimos  este análisis estableciendo que la emigración de pobladores hacia el interior del noroeste de Puerto Rico fue debido a las continuas  amenazas de los piratas y a la repartición de tierras, las llanas e irrigadas para agricultura y las colinas para ganado. Que este movimiento partía, principalmente, de las gestiones de los pobladores de Aguada.   Que, además, se utilizó el Camino de Puerto Rico para la posible  colonización del futuro territorio pepiniano fundándose casi al mismo tiempo los poblados de Mirabales, Las Vegas, El Pepino, Peralonso, Babumamey, Saltos y Juncal.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario