Huracanes en el Pepino

Categorías: Historia.

Eliut-González- Tanto los indios, como los católicos y pentecostales del Caribe se han destacado por sus oraciones para que Dios cambie la ruta de los huracanes que vienen hacia Puerto Rico. Pareciera que los huracanes son nuestros enemigos o por lo menos enemigos de Dios. Bueno, estas oraciones son producto de nuestra ignorancia.

Los indios llamaron a los huracanes Juracán, dios del mal, los católicos pedían a la Virgen: “Santa María, líbranos de todo mal y ampáranos señora de ese terrible animal (del temporal como se le llama en España) y los pentecostales reprendiendo y orando para que el huracán se desvíe se deshaga.

Desde inmemorables tiempos los huracanes se han desplazado a través de su propia carretera o expreso. Las constantes migraciones del ser humano comenzaron a retar los fenómenos meteorológicos y plantaron sus villas, pueblos y ciudades en este peligroso camino. La realidad es que hemos construido nuestro país en el medio de la carretera de los huracanes. Ellos jamás cederán ni a las oraciones de los más acólitos cristianos o paganos. La tierra necesita purificarse y balancearse ecológicamente todos los años.

A este periodo nosotros le llamamos la temporada ciclónica. Una sexta parte de las ondas se convierten en depresiones, tormentas o huracanes. Hemos desarrollado programas de prevención y de emergencias para hacerle frente a estos fenómenos. Hemos inventado medios para describir su trayectoria, su peligrosidad y posibles efectos.

Aproximación Al Estudio De Los Huracanes Sobre El Pepino

De acuerdo a nuestro estudio, de las decenas de huracanes que han azotado a Puerto Rico, el ojo de cuatro de ellos ha pasado sobre el territorio pepiniano según nos muestran los mapas. Por lo general el disturbio atmosférico entra por el este sureste de Puerto Rico y sigue una trayectoria diagonal que hace que salga por el oeste noroeste de la isla.

Precisamente, en esa ruta se encuentra la geografía pepiniana. Estos huracanes que han discurrido por el territorio pepiniano han sido San Roque en el 1893, San Ciriaco en el 1899, San Felipe en el 1928 y San Ciprián en el 1932. A continuación uno de los mapas en donde podemos ver la trayectoria aproximada del Huracán San Roque de 1893.

Las nuevas mediciones científicas, haciendo uso de los adelantos de la agrimensura computarizada y del uso de satélite arrojan que Puerto Rico mide 112 millas de largo y 40 millas de ancho aproximadamente. San Sebastián mide de norte a sur, entre 10 y 15 millas de ancho aproximadamente. El cálculo es bueno es comprobar que las dimensiones de una tormenta o huracán (cerca de 200 millas) que pasa por Puerto Rico hace que cubra todo el territorio de Puerto Rico y el de San Sebastián.

Pero son cuatro los huracanes cuyos vientos han azotado a Puerto Rico con mayor velocidad ya que su centro de circulación ha pasado por el territorio pepiniano. Los datos para comprobar los daños dejados en San Sebastián por estos cuatro huracanes son demasiado de escasos.

Hidrografía Pepiniana

Las fuentes de agua, tanto ríos como quebradas, que hay en el norte del Pepino alimentan el río Culebrinas, el río

Guatemala, la Quebrada Chiquita, la Quebrada Salada y el Salto de Collazo que son los cuerpos de aguas que, salidos de sus cauces, inundan el perímetro de la zona urbana exceptuando la franja que va por el desvío de la carretera 111 desde la entrada de Piedras Blancas hasta cerca del Mercado Agropecuario. El resto del perímetro es inundable. Legendarias son las crecidas del río Culebrinas y del río Guatemala. Lo anterior explica, en parte, porque la zona urbana del Pepino, ante el azote de un huracán, se inunda con facilidad afectando a Tablastilla, Stalingrado, Pueblo Nuevo, El Guayabal, Villa Sofía, Barriada Pepino, San Andrés, Villa Rita, Jardines de Guatemala y aéreas aledañas. .

Huracán San Roque: En este mapa aparece la trayectoria el huracán por el Atlántico y el Caribe identificado aquí como la del Huracán #3.

Este fenómeno atmosférico nació cerca de las costas de Las Guyanas el 13 de agosto de 1893, azotó algunas Antillas Menores, a Puerto Rico, la República Dominicana y Las Bahamas. Hizo un viraje al norte y después de pasar sobre la parte este de Canadá se disipó el 25 de agosto del mismo año.

En cuanto a Puerto Rico, entró por la costa del municipio de Patillas el 16 de agosto entre las 7:00 a 8:00 de la noche y salió por el municipio de Isabela cerca de las 3:00 de la madrugada del 17 de agosto. Este fue un huracán llegó a tener vientos de 120 mph cuando pasaba sobre el territorio de Puerto Rico, y ha sido considerado un huracán de tercer categoría. Hubo fuertes lluvias sobre la isla y daños a la agricultura, especialmente el café. En San Juan se reportaron 2.36 pulgadas de lluvia.

El centro permaneció sobre Puerto Rico por espacio de 8 horas. La presión barométrica más baja registrada en San Juan fue de 29.17 pulgadas. Se reportaron 4 muertes. En este huracán empezaron a usarse por primera vez banderas para anunciar al público el peligro de huracán.

Con respecto a su paso por San Sebastián, el centro del huracán pasó por los barrios del norte del municipio entre los cuales está Cibao, Guajataca, Aibonito, Robles y Saltos, En este litoral norte se sintieron ráfagas de vientos de cerca de 120 millas por hora,.

Viviendas frágiles de paja como los bohíos y de tabla astilla de nuestros ancestros fueron severamente afectadas y hasta destruidas. Los ríos Cibao y Guajataca se salieron de su cauce, también las quebradas e inundaron las aéreas bajas de las vegas y se filtraron hacia el valle del Culebrinas. Recordemos que en ese entonces el Embalse Guajataca no existía. Con respecto a la agricultura, afectó las plantaciones de plátano, guineos y café y frutos menores

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *