El Partido de Las Vegas del Pepino

Categorías: Historia.

Solo recurriendo al inmenso Archivo General de Indias y con la determinación de investigadores tenaces es que podemos tener acceso a documentos vitales que nos den cuenta de los procesos fundacionales de algunos de los pueblos de Puerto Rico durante el silgo XVIII.  Con relación al tema que venimos desarrollando, el resultado de haber tenido investigadores esforzados  nos permite hoy  contar con documentos fundacionales, aunque incompletos, relacionados con los poblados de la Aguada: Añasco, Isabela, Mayagüez,  Rincón y Moca.  Desafortunadamente, no se han podido localizar documentos que nos hablen del proceso de fundación del pueblo de El Pepino. Cantidad de documentos oficiales nos indican como referencia que el partido fue fundado en el 1752

Se han encontrado escasos documentos de los cuales, de manera general, se hace referencia en algunos libros publicados.  Por esta razón y por la necesidad que los pepinianos tienen de llenar ese vacío ancestral con referencia a su proceso fundacional es que hacemos este acercamiento investigativo con los documentos que hemos ido encontrando y que ahora tenemos a la mano.  Tomaremos en préstamos algunas de las piezas del rompecabezas de los partidos aledaños que tengan que ver con su fundación para construir las piezas nuestras a lo que las encontramos en los archivos correspondientes.

De entrada, debemos aclarar que en el proceso fundacional de un pueblo se involucran dos esferas: la gubernamental y la eclesiástica. El gobierno de la Isla y sus estamentos menores estaban a cargo del proceso y la autorización de fundación desde el punto de vista gubernamental.  El obispado de la isla y sus estamentos menores estaban a cargo del proceso desde el punto de vista eclesiástico.  Consideremos lo anterior en detalles.

El siglo XVIII, para el Partido de la Aguada, se caracterizó por la creación de varios partidos que salieron de sus propias entrañas poblacionales y geográficas.  El primero en formarse fue el de Añasco, que comenzó su proceso fundación en el 1726 y lo concluyó en el 1733. Luego le siguió San Antonio de la Tuna, Isabela,  que comenzó su proceso fundacional en el 1729.  El Pepino siguió a Isabela y comenzó su proceso fundacional cerca de 1745 y siguiendo el modelo de fundación del Partido de Añasco y del Partido de Isabela.

Es propio detenernos aquí y explicarle al estudiante y al maestro de historia que la fundación de un partido no era un sólo acto sino un largo y burocrático proceso que comprendía un sinnúmero de etapas y que podía tomar muchos años.  En el caso de Añasco tomó más de siete años. En el caso de El Pepino tomaría cerca de 16 años.

Primera Etapa: Reunión para Apoderar a Don Cristóbal González de la Cruz

Desde finales de la década de 1690 El Pepino y otros poblados de la Aguada fueron tomando prominencia económica en la medida en que se derribaban los hatos, yeguadas, potreros y criaderos para dar paso a la repartición de terrenos de labranza. Don Cristóbal González de la Cruz hacía tiempo que había proyectado el desarrollo de El Pepino y sus núcleos poblacionales existentes.  Ya ubicado como

residente en El Pepino se convierte en el líder del cambio de una economía pecuaria (de hatos) a una agropecuaria ( hatos y agricultura)  y posteriormente agrícola.  Cerca de 1745 convoca un determinado número de vecinos propietarios  que vivían y tenían intereses en el poblado de El Pepino y otros núcleos poblacionales cercanos para considerar si era el tiempo de comenzar con la solicitud de fundación.

Según se desprende de relatos posteriores a la fundación del Partido de El Pepino, este proceso debió de haber tomado años.  Es posible que la solicitud de fundación se comenzara a tramitar entre 1745  y 1750.  Los intereses de los hateros eran fuertes  y todavía para la década de 1770 había pugnas por causa del derribamiento de los hatos que quedaban en El Pepino.

No sabemos el número exacto de vecinos pero si tomamos la lista de los padres de los confirmados de 1763 ofrecidos por Andrés Méndez Liciaga en El Boceto Histórico del Pepino,  serían más de cuarenta   Los vecinos le apoderaron por carta para que solicitara la fundación.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Comentarios

  1. Coronel Hector Negroni

    El portal electronico de San Sebastian alega que “Sinforoso Vélez Arocho -Quien fue el primer soldado puertorriqueño que intervino en la Primera Guerra Mundial.” (http://ssdelpepino.com)

    Eso es totalmente falso y sin ningun fundamento historico. No dudo del el Sr.Velez Arocho participo en la 1ra Guerra Mundial pero no fue el primer puertorriqueño en participar en esa Guerra. A continuacion le cito de mi libro Historia Miilitar de Puerto Rico, de 546 paginas.

    En cuanto a mi libro de Historia Militar de Puerto Rico, lo puedes descargar gratis en este enlace. Pulsa el enlace y pulsa sobre la rueda. Selecciona Dowload PDF.

    http://books.google.com/books?id=GOQISe_Kh1AC&source=gbs_book_other_versions&hl=en

    Cita de mi libro Historia Militar de Puerto Rico

    A. Batallón Puertorriqueño (1899)

    El General Davis comienza las gestiones en Washington para la formación de un batallón de soldados puertorriqueños. Por medio de sus gestiones, el Congreso de EEUU aprobó un proyecto de ley (Army Appropriations Bill) el 2 de marzo de 1899, en cuya sección 12 se ordenaba la formación de un batallón de soldados puertorriqueños. El 10 de marzo del mismo año, el Departamento de Guerra notificó al Departamento Militar de Puerto Rico para que llevara a cabo las disposiciones de la ley aprobada en el Congreso. El Departamento Militar de Puerto Rico se apresuró a cumplir las órdenes del Departamento de Guerra y el 24 de marzo publicó la Circular Número 6, autorizando el reclutamiento militar de puertorriqueños para formar un batallón. El 20 de mayo de 1899, el Cuartel General del Departamento Militar de Puerto Rico publicó su Orden General Número 65 como sigue:

    La organización militar de Puertorriqueños se están alistando en este Departamento, de acuerdo con instrucciones del Departamento de Guerra, fechadas marzo 10, 1899, se conocerá con el nombre de “Batallón Puertorriqueño,” y al quedar completamente constituido, se compondrá éste de cuatro compañías, designadas A, B, C, y D., organizándose según lo prescrito para un Batallón de Infantería en el establecimiento militar permanente de fuerza de guerra, excepto que el máximo de fuerza alistada en cada compañía no excederá de 100 plazas. Hasta nuevas órdenes, los individuos de las clases serán nombrados por los Comandantes de compañías, mediante aprobación de este Cuartel General. Por mandato del Brigadier Davis: W. P. Hall, ayudante general (21:VI:132) (79:10).

    Las compañías del Batallón Puertorriqueño quedaron organizadas como sigue: “A” en Mayagüez, “B” en Ponce, “C” y “D” en San Juan. El 5 de junio de 1899 se nombró como oficial Comandante del batallón al Capitán Lorenzo P. Davidson en sustitución del Capitán Osmun Latrobe, Jr., quien había estado actuando como Comandante interino. Poco después se ordenó el aumento de plazas en las compañías a razón de 112 hombres. Como dato interesante consignamos el hecho histórico de que:

    Al organizarse en el 1899 el primer batallón provisional de voluntarios del que luego fue regimiento de Puerto Rico, que con los años se convirtió en el 65 de infantería, ingresaron en el mismo algunos peninsulares que habían servido en el Ejército Español (39:98).

    Es interesante notar también que los primeros boricuas que ingresaron en el Ejército de EEUU fueron ocho lareños. Sus nombres fueron:

    Manuel González, Rafael Nieves, Juan Feliciano, Antonio Montes, Maximiliano Gradual, Vicente Rivera, Primo Hernández, Ramón Santiago.

    Con la excelente acogida que tuvieron los puertorriqueños a la carrera de armas que se les ofrecía en las fuerzas armadas de EEUU, las autoridades norteamericanas militares en Puerto Rico pidieron permiso para organizar un segundo batallón puertorriqueño.

    Sinceramente,

    Coronel Hector Andres Negroni, USAF-Ret
    2003 Annies Way,Vienna VA 22182

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *