Dedicación del primer Templo

Categorías: Historia.

La Dedicación De La Primera Iglesia: Esta fecha, el 13 y 14 de diciembre de 1763,  que ha sido pasada por alto en nuestra historia de pueblo, necesita ser rescatada y tenida como el día en que se cumplieron con todos los requisitos de la autorización de fundación otorgada al apoderado de los vecinos propietarios, el Capitán Poblador y Teniente a Guerra, Don Cristóbal González de la Cruz, en el 1752, otorgada a favor de la fundación del Partido de El Pepino.

Cierto es que los documentos nos indican que el templo, mejor conocido por la iglesia, fue terminada de construir para 1759.  El primer Cura Rector del Real Patronato lo fue Don Joseph Feliciano González que entró en funciones al llegar en el 1762.  Sin embargo, el mismo Cura y delante de las autoridades locales, levantó una declaración jurada indicando que los registros parroquiales que encontró a su llegada en la iglesia estaban en un estado de desorganización y desatención.

Esta declaración nos muestra evidencia de que antes de la llegada del Cura Rector a El Pepino y después de la terminación de la iglesia, sacerdotes itinerantes venidos desde Aguada con toda probabilidad, mudaron a la nueva iglesia los maltrechos registros o folios en donde se registraban los sacramentos ofrecidos a la comunidad pepiniana, durante 7 años antes de la terminación de la iglesia y 11 años después de terminada. Anteriormente expusimos que El Pepino quedó, para fines eclesiásticos, como una ayudantía sin autonomía sujeta a la Parroquia de Aguada, la más cercana.  Los sacerdotes itineraban continuamente desde aquella parroquia hacia El Pepino para ofrecer su sacerdocio a los creyentes.

De acuerdo al Código del Derecho Canónigo de la Iglesia Católica, una iglesia puede ser dedicada solamente por un obispo, quien es el que tiene las mayores órdenes eclesiásticas. Esto se debe a que, en caso de necesitarse transportar reliquias, tales como imágenes u otros objetos religiosos como lo sería el sagrario,  la iglesia necesitaba algo más que ser bendecida, necesitaba ser dedicada por el Obispo. Sin embargo, de acuerdo al Código de Derecho Canónigo, el Obispo, en casos especiales, podía delegar en un presbítero (sacerdote) dedicar una iglesia. De ser así pesamos que el orden pudo haber sido: en ausencia del obispo de Puerto Rico le tocaría oficiar al vicario de San Germán,  en ausencia del obispo y vicario de San Germán le tocaría oficiar al párroco de Aguda.  En ausencia de todos,  el nuevo cura párroco oficiaría.  Nuestra opinión es que el obispo, Mariano Martín, ofició la dedicación del templo.

Por otro lado, el Cura Rector Joseph Feliciano, llegó a El Pepino ya ordenado para comenzar sus funciones sacerdotales en el 1762.  Así es como nos encontramos con la situación en la que un sacerdote ordenado y asignado llega a El Pepino, para esa fecha,  a oficiar en una iglesia que todavía no ha sido dedicada por el obispo, a menos que el fuera autorizado a dedicarla. Pudiera ser que por delegación el vicario de San Germán o el párroco de Aguda lo instalaran al sacerdocio en propiedad. Nuestra opinión es que fue instalado por el obispo en el 1763.

Para el 13 y 14 del mes de diciembre de 1763, el Obispo de Puerto Rico, Don Mariano Martín, dedica dos días de su labor como obispo a estas tareas en el nuevo Partido de El Pepino.   Primeramente, en solemne ceremonia  dedica la iglesia y levanta un acta de dicha dedicación.  Para los vecinos propietarios fundadores y demás pueblo presente  este acto significaba el cumplimiento cabal de las condiciones impuestas por el permiso de fundación.  Y ahora, oficialmente, la feligresía local, se convertía en una parroquia con todos sus derechos y privilegios y, a la misma vez,  recibía e instalaba a su pastor y Cura Rector,  Don Joseph Feliciano González.

Esta fecha, todavía tiene una mayor relevancia y  consecuencia.  Si la parte gubernativa de las condiciones impuestas por el permiso de fundación habían sido completadas, esta ceremonia tendría como significado el completamiento de la parte eclesiástica y por ende,  la finalización del proceso de fundación del Partido de El Pepino.  Dejamos solicitado para la historia y en la firme esperanza de verlo realizado que  la Legislatura Municipal de San Sebastián del Pepino declare la fecha del 13 y 14 de diciembre como los días para conmemorar la otorgación del permiso de fundación como la terminación de dicho proceso.

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario