Carlos Lopez Dzur

Vecino y amigo de la infancia de la Barriada Pepino. Estudio en la UPR y dejó un manojo de escritos antes de emprender su vuelo a California con el fin de estudiar hasta terminar su doctorado y desarrollarse como escritor.    Expresaba él que el ambiente del Pepino no le era propicio para su desarrollo intelectual y cultural.  En ese entonces el joven Carlos tenía la piel finita ante las hostilidades culturales, religiosas y morales de la época en Puerto Rico y decidió marcharse.

En el 1979 el autor de este escrito se mudó a Santa Ana,  California. Y por el 1983, no recuerdo como fue, me encuentro con Carlos a quien invité a vivir en casa.  Recuerdo los momentos cuando trabajaba poesía en el comedor de la casa.  Tuve la oportunidad de hojear algunos de sus manuscritos.  Mientras lo hacía me inspiraba y me daba cuenta de la deuda cultural que yo tenía con El Pepino. Dos pepinianos dialogando en otro ambiente.

Carlos hizo de California su hogar donde se casó y engendró una hija.  Allí estudio, se doctoró, fue profesor universitario.  Allí produjo una cantidad de poesía y libros sobre personajes peculiares del Pepino, sobre historia pepiniana.  Desde la diáspora intentó de enaltecer el pequeño pueblo  donde nació y se crió.

Luego, en el 2001-2 tuve la oportunidad  de que corrigiera mi libro La Formación De La Etnia Cultural Pepiniana y le invité a escribir su prólogo, lo cual hizo de buena gana. Con motivo de la inauguración del Ateneo Pepiniano, la junta de la institución le invitó a exponer en el Coliseo Luis Aymat Cardona. El Coliseo fue cedido por el alcalde Javier Jiménez. Creo que esta ocasión  fue su regreso público  después de muchos años en la diáspora. Fue premiado en la reunión anual de los Pepinianos Ausentes del año 2003.

Mientras éramos hospedados por Ramón Luis Cardé, autor de la Cronología Visual de la historia del  Pepino, mostraba sus preocupaciones en torno a la salvación del alma y la ida al más allá.  Yo le expresaba que la redención de Dios es universal y que todos los seres humanos tienen la oportunidad de salvarse en Cristo.  Debemos recordar que Carlos se creció el ambiente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Nuestra amistad, dentro del quehacer cultural, prevaleció a pesar de la distancia que nos separaba por largos años.   Me  sorprendió su muerte a una edad tan temprano informada por su hermana Rebecca.

Su poesía  fue matizada y altamente influenciada  por la corriente del poeta y ensayista francés Charles  Baudelaire quien fue traductor de las obras de Edgar Allan Poe.  Su filosofía de vida fue el existencialismo de filósofo alemán  Martin Heidegger. El alcance de la filosofía de Heidegger es universal en su uso y en su concepción.   Para Carlos esta filosofía fue la óptica desde la cual el analizó y escribió todas sus obras de historia. Nos dio a prologar su obra magistral  Las Partidas Sediciosas de 1898.

Como un riguroso  investigador de  historia y de literatura, Carlos documentaba todos sus escritos de manera cabal. Usted puede examinar sus escritos y verá cuan abundantes son sus notas al calce.   Era conocedor de muchos archivos de España y de Puerto Rico.  Además Carlos fue escritor del periódico Miniondas  de Santa Ana, California por muchos años.  Logró insertarse en la cultura de aquella área y obtuvo reconocimientos y  premios.  Sus páginas en internet son abundantes. Su obra cultural trascendió más allá de las fronteras de la pepinianidad.

Este es un breve testimonio personal  del Carlos que conocí. Esta entre los escritores más elocuentes y prolíficos  del Pepino.  Su obra debe ser leída y analizada con el fin que trascienda a esta generación  Fue cremado en California y allí reposan sus restos.

Creo que sería un testimonio de aprecio de la pepinianidad,  por su persona y por su obra cultural,  traer las  cenizas de este ilustre pepiniano  y depositarlas en El Pepino.

 

 

The following two tabs change content below.

Eliut González

Etnohistoriador y escritor pepiniano. Su literatura mayormente trata de El Pepino y su quehacer. Ha hecho estudios en Teología, Estudios Sociales, Educación, Medicina e Historia de Puerto Rico, el Caribe e Iberoamericana. Es el autor de La Etnia Cultura Pepiniana, La Fundación de las Vegas del Pepino y de El Grito de Indignación (Las Partidas Sediciosas). Ha fundado y sostenido el Seminario Teológico Panamericano. Ha escrito libros en el campo de la Teología y de los Estudios Bíblicos. Algunos temas son El Eterno Propósito de Dios y la Doctrina de los Apóstoles. Ha hecho obra misionera y apostólica en Centro América y en las islas del Caribe. Ha enseñado en la escuela pública y privada, en universidades y en escuelas de Teología. Está retirado parcialmente pero sigue activo son sus investigaciones y sus prédicas.

Últimas Publicaciones de Eliut González (ver todo)

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas