Camino de eternidad

Categorías: Pueblo y Gente.

[Carta personal de Héctor Soto Vera, 19 de julio del 2007]

Lo que sucedería, en esos veinte años que van desde 1960 a 1980, son decisivos en la trayectoria de Héctor Soto Vera y el discurso que se revelará expresivamente en su literatura. No es secreto, sino historia concreta lo que como ciudadanos del país puertorriqueño tendríamos que ver: desde 1963, uno de los militantes más activos del Movimiento Pro Independencia Puertorriqueño es uno de los miembros del grupo de estudiantes de Trincado que Soto Vera encabeza; en 1966, otros de los estudiantes asociado a los trincadistas (Juan Roure Marrero) estuvo involucrado, aunque ya radicado en New Jersey, en la rebelión de Hall Avenue, en Perth Amboy (escaramuzas entre la policía y los boricuas que condenaban la discriminación).

Algunos miembros del Partido Socialista Puertorriqueño, quienes integraron el partido localmente en 1971, son o fueron trincadistas. Algunos hitos de organización sindical, por años no vistos en el Pepino, comienzan a verse, por ejemplo, la Huelga de la Autoridad de Energía Eléctrica, donde destaca el sindicalista Severiano Méndez (1973), la huelga de un mes de la Federación de Maestros donde se arresta a casi una decena de maestros del Pepino (1974); otras huelga de la UTIER en 1978.

Como nunca antes el Pepino y el Puerto Rico que él observa, está sujeto a un panorama desalentador y trágico para una persona que había sustentado la idea de que se está en tránsito hacia la Nueva Era, la que HSV avizora como «era de la espiritualidad y de la justicia social para todos» (vid. Nota #13 en Bibliografía).

Mas es obvio que, por los intereses del capitalismo y el expansionismo neocolonial, tras las guerras en Vietnam e Indochina, las intervenciones militares estadounidense en la República Dominicana, Panamá, la Operación Cóndor que termina con el derrocamiento de Salvador Allende en Chile por la CIA y las guerras civiles centroamericanas, igualmente promovidas por la CIA, no habrá signo visible de una Nueva Era de que jactarse, sino más muertos que añadir a los 4,000 millones de seres humanos que han sido víctimas de las guerras, y añade HSV, «sin contar el daño al medio ambiente» (vid. Nota #7).

En esta sección «Conflictos: lo kármico» es donde ubiqué la mayor parte de sus poemas y hallo otros que me ha enviado en manuscrito que pertencerían a la misma. Un poema de la sección, Karma, alude a las guerras y a la vida loca, como manifestaciones, o «eco(s) de nuestro mal vivir». Una metáfora iniciará el poema, «cincel sin filo». Este cincel que, en buenas manos (la del artista diligente que lo afilaría antes de utilizarlo) sería creador, se utiliza para dañar o herir «los sueños, las ilusiones». El primate-simio, sin consciencia, es como una mona con pistola. Lo que se mata lenta y dolorosamente, con el cincel sin filo, es el Arte (el poema está dedicado a un escultor y poeta, Carmelo Aponte Feliciano).

Si la realidad física es el soporte para la realidad estética, el hombre que con cincel sin filo espera construir, o plasmar lo nuevo, a su disposición tendrá la piedra o el barro, mas continuará siendo el inadecuado. Educar el alma es pre-requisito para tomar el cincel, pues hará más daño que bien para su producto, si el cincel como su alma no ha recibido la adecuación y su afinadura.

Esta preparación del escultor con el cincel (que está implícita en el poema) equivale a la del buen carpintero que sabe cómo martillar y edificar con su herramienta de trabajo). Dice Héctor Soto Vera que con un martillo no se pega a una rosa, so pena de abrirse heridas en sí mismo, cosechar un karma. La verdadera herramiento, o apero de creación, es el espíritu. El martillo es creativo / espiritual para el hombre común, proletario. El cincel idóneo es digno del artista, el trabajador de la cultura.

The following two tabs change content below.

Carlos Lopez Dzur

Carlos López Dzur es un narrador, poeta y filósofo, nacido el 1 de septiembre y residente en Orange County, California, desde hace más de 30 años. Caribeño, nprincano, con visión hostosiana y bolivariana, Ph .D. en Filosofía Contemporanea en la Universidad de California, Irvine. Cursó sus estudios de B.A. en Humanidades e Historia Latinoamericana en la Universidad de Puerto Rico; obtuvo dos M. A. 'Summa Cum Laude' en Montana State y San Diego State University. En sus estudios graduados en Filosofía Contemporánea, fue discípulo de los filósofos Dr. Alfred Stern y la Dra. Martha Nussbaum.

Últimas Publicaciones de Carlos Lopez Dzur (ver todo)

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Deja un comentario