Camino de eternidad

Categorías: Pueblo y Gente.

Ciertamente, habría en Pepino alguno que lo observaría con recelo ante la novedad del pensamiento y conducta que se presupone con él. Hay quien se separa de sus ideas, al no comprenderlas. El trincadismo, en sus comienzos, dio miedo por su contenido antireligionista y una doctrina social de fraternidad universal, que se ha prestado a la acusación de que un trincadista y un comunista son lo mismo.

Aunque permaneciera latente el empeño de censurar y reprimir, habría ya en los ’60 unas institituciones culturales que darían un reconocimiento a los poetas y los estímulos a los artistas nuevos. Algunos como Héctor Soto Vera, visualizaron que la creación del Club Cívico Pepiniano, en 1955, o el Centro Cultural “Luis Rodríguez Cabrero”, en 1962, no traería esas cosas mientras el concepto de cultura se asociara al elitismo y las dinastías de caciques del comportamiento político y cívico en el pueblo. El será una víctima de los caciques, canallas y mentirosos, que nunca faltan y comentan: «Ustedes están haciendo grupitos subversivos, o instigando ideas raras en el pueblo».

El resultado de esa curiosidad malsana de unos pocos conservadores de la que HSV llamara la ‘sucia sociedad’ lo expresa en el poema Me condenaron / me miraron mal, algunos de cuyos versos son los siguientes:

… porque no acepté a Cristo como salvador,
me dieron de codo. / Me dijeron ateo / y mil epítetos.
Que no tomé el catecismo. / Ni bauticé mis nenes. /
Que nunca fui a misa / ni escuché a Rashkie ni a Yiye.
¡Pobre de mí! / Que admiro a Vargas Vila, /
Martí, Betances y Juárez, / que estaré condenado.
Y quizás me quemen en la hoguera / o en las pailas
del Infierno. / ¡Ay!, se me olvidaron los mandamientos…

(CdE, ed. cit)

También testimonio de esa acusación son otros poemas suyos.

Antes de recibir el borrador de Caminos de eternidad, inquirí sobre el grupo de ultramodernos y el Círculo de Poetas que desencadenó todo. Sobre el asunto, Héctor Soto comentó en carta privada a mi persona:  «Amigo Carlos, me pides que haga un recuento, cuando un grupo de jóvenes […] nos reuníamos en el pequeño local de la Barriada Stalingrado… Para ese entonces fue que conocimos algo sobre el espiritismo racionalista… Yo trabajaba en el Proyecto de la Triple A. Conocí el “listero” del proyecto, Pedro Harrison y este señor me recomendó el libro Conócete a tí mismo de Joaquín Trincado… Como al mes escribí unas notas en «La Voz del Lector» del periódico diario «El Mundo»… El Alcalde de Camuy, Justo Concepción, llegó a casa. Hicimos amistad. Me invitó a ir a un Centro Espiritista en Camuy… Sin embargo, en ese entonces la filosofía trincadista que él profesaba habla de comunismo. La cosa fue que empezamos a ser fichados por el gobierno. Nos persiguieron. Nos ficharon como subversivos. […] Recibí del Tribunal un citatorio para que fuera a buscar una carpeta… Yo no hice caso. No quise saber nada. […] Yo no le guardo rencor a nadie… Todas las mentiras que se escriben en dicha carpeta no son reales. Pregúntale a tu hermano [José Manuel]. Su jefe fue el chota [el mecánico Suau]. El preparó su carpeta… Cuando tú ibas a asistir a un «Simposio de Espiritistas» en Caracas, Venezuela y tu pasaporte te llegó muy tarde, ya te estaban preparando una carpeta, más larga que el Puente de Brooklyn… »

The following two tabs change content below.

Carlos Lopez Dzur

Carlos López Dzur es un narrador, poeta y filósofo, nacido el 1 de septiembre y residente en Orange County, California, desde hace más de 30 años. Caribeño, nprincano, con visión hostosiana y bolivariana, Ph .D. en Filosofía Contemporanea en la Universidad de California, Irvine. Cursó sus estudios de B.A. en Humanidades e Historia Latinoamericana en la Universidad de Puerto Rico; obtuvo dos M. A. 'Summa Cum Laude' en Montana State y San Diego State University. En sus estudios graduados en Filosofía Contemporánea, fue discípulo de los filósofos Dr. Alfred Stern y la Dra. Martha Nussbaum.

Últimas Publicaciones de Carlos Lopez Dzur (ver todo)

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Deja un comentario