Camino de eternidad

Categorías: Pueblo y Gente.

Junto a los profesores Evaristo Font González, Luis Brignoni Ortiz y Ramón Vargas Pérez, fundó la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal en Pepino. Una sucursal de adeptos del trincadismo, con su propio centro o Cátedra.

Quizás, por ser yo hijo connatural de la Nueva Era,  también designada como la de los Hijos de Acuario, estas personalidades como Soto Vera y el grupo que él reuniera con su proyecto cultural en la Barriada Stalingrado, antes de formar la Cátedra del espiritualismo, austero-racionalista, apelaban a mí. No conocí ese grupo, ni su local; pero lo importante fue que don Héctor me prestó, uno tras otro, libros que él atesoraba y que fue adquiriendo, posiblemente, desde antes del 1960: «Conócete a tí mismo», «Jesús hombre y no dios», «El espiritismo estudiado, Buscando a Dios» y otros.

De mediados del 1960 hasta las postrimerías del decenio, es obvio que Héctor Soto Vera no sólo estuvo involucrado en Eslabón del Arte (1959-60), Pepinito (1961), Ecos del Alma, sino a la publicación cultural más duradera, El Gorrión. La presencia de Héctor Soto, como sus búsquedas filosófico-poéticas y culturales, corren parejas con las de Vargas Pérez y Font González.

En el pueblo de Pepino ésta fue la gente que convocaría y organizaría lo más desafiante y creativo de la cultura local de ese decenio y el siguiente.

Una década antes, Jerónimo Ramírez de Arellano (n. 1911- fallecido) habría de sentirse mucho más solo y perseguido… pero una década después del saqueo de las oficinas del semanario satírico-literario Claridad (1949-51), publicado por el periodista y educador Jerónimo Ramírez, las penas no se sorberían a solas y, por lo menos, tras los traumáticos años del ’50, de persecución a los nacionalistas albizuístas y los independentistas, Soto Vera tendría un auditorio que lo admiraría.

Todavía es el autodidacta nato que se sobrepuso a delimitaciones, a miserias culturales que pretendieron arrinconarlo. Es el buscador del buen libro (el que no se censura como antes), pero el libro que se ignora es la peor de las censuras. Prefiere la música que es menospreciada por las mayorías, o que se confina a las salas de concierto y los museos, con la aquiescencia de los privilegiados con espíritu elitista.

Por igual, HSV es el convocador que invoca como el preguntante inicial del que habla Heidegger. La tradición de diálogo y de encuentro en Pepino con los que tienen las mismas afinidades afectivas e intelectuales es algo que se ha ido perdiendo y, a medida que el tiempo pasa, la razón es más clara. Umberto Eco ha escrito que «una tensión dialéctica hecha de intolerancias y reacciones violentas» subyace cuando se divulga un pensamiento nuevo y hay que arrebatar un poco del tiempo privado a otros para compartir la novedad, o comentar una enseñanza críticamente. En la época de la TV y el cine, de la cultura del entretenimiento, «la cultura de contestación», más la «cultura de provocación», tiene las de perder.

Muchos de los jóvenes que convivieron con él se hicieron profesionales, se auparon con sus títulos académicos; pero el albañil y obrero de la construcción les dio una gran enseñanza: la superación del autodidacto, pues, como dijera en uno de sus Pensamientos: “Los libros son los maestros que nos educan en silencio”. Este es el secreto del respeto que inspira don Héctor. El gran lector que es y que comparte como enseñanza (sus) adquiridos principios. Como éstos:

(1) El progreso sin moral es vandalismo.
(2) Perder el miedo es el avance más grande del espíritu.
(3) Todo lo que nos parece nuevo choca nuestra ignorancia. Hoy lo combatimos. Mañana lo aplaudiremos.
(4) A El Diablo lo inventaron los “listos” para intimidar a los “ignorantes”:
(5) La adulación es el desprecio de los cobardes.
(6) Las ideas no separan a nadie, sino la ignorancia.

[Del libro «Camino de Etenidad» [CdE], de Héctor Soto Vera (HSV)]

The following two tabs change content below.

Carlos Lopez Dzur

Carlos López Dzur es un narrador, poeta y filósofo, nacido el 1 de septiembre y residente en Orange County, California, desde hace más de 30 años. Caribeño, nprincano, con visión hostosiana y bolivariana, Ph .D. en Filosofía Contemporanea en la Universidad de California, Irvine. Cursó sus estudios de B.A. en Humanidades e Historia Latinoamericana en la Universidad de Puerto Rico; obtuvo dos M. A. 'Summa Cum Laude' en Montana State y San Diego State University. En sus estudios graduados en Filosofía Contemporánea, fue discípulo de los filósofos Dr. Alfred Stern y la Dra. Martha Nussbaum.

Últimas Publicaciones de Carlos Lopez Dzur (ver todo)

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Deja un comentario