Alfonso Arana

Alfonso Arana

Nacido en Nueva York, Alfonso Arana es un artista puertorriqueño que ha atravesado las barreras culturales para convertirse en el creador de pinturas y esculturas muy cotizadas. Arana pasó su infancia en San Sebastián, Puerto Rico, donde se crió en una familia opulenta. Al descubrir la pasión que su hijo tenía por el arte, su padre, quien era empresario, lo desheredó. Pero a pesar de todo, Arana tuvo la oportunidad de estudiar en el Taller de José Bardasano de México, la Escuela de Arte de Manhattan, así como l’Académie Julien y l’École des Beaux Arts de París.

También terminó sus estudios posgraduados en American University en Washington, D.C. A través de su larga trayectoria, Arana ha expuesto sus obras en países como Japón, Francia, Estados Unidos, México, Puerto Rico y España. Además, es reconocido como fundador del movimiento internacional de “Artes plásticas latino”. Arana ha sido merecedor de numerosos premios por su labor artística, entre los cuales se destaca la Orden del Caballero de las Artes y Letras, otorgada por el gobierno francés, hace dos años. Uno de sus mayores éxitos fue la creación de la Fundación Alfonso Arana en 1986.

Esta organización provee becas a artistas jóvenes para exponer y estudiar nuevas técnicas en París. Según muchos de sus admiradores, sus esfuerzos a favor del arte han creado un puente entre los artistas estadounidenses, los puertorriqueños y los parisinos. Entre sus mayores logros, Arana destaca a su hija, Rosa Ibarra —también reconocida internacionalmente por sus pinturas e ilustraciones de literatura infantil— y sus cuatro nietos. Alfonso Arana prefiere que lo conozcamos a través de sus obras. Por eso, en esta ocasión le traemos sólo algunas de las obras de este gran hombre, quien es un modelo para los artistas y padres de nuestra comunidad.

Nos interesa saber tu Opinión

Ultimas Publicaciones

El Velorio costumbre en peligro de extinción

El Velorio costumbre en peligro de extinción

He sido testigo ocular de los velorios de mi familia. Empezaré por el velorio de mi abuelo, Don José Félix. Murió en la barriada Tablastilla al lado de la casa del pirotécnico Augusto Torres en el 1962. Ya Augusto había presagiado su muerte días antes por el latido que se mostraba en el cuello delLeer

Los anunciadores de entierros y despedidores de duelos

Los anunciadores de entierros y despedidores de duelos

En mi época de niño, mi padre tenía un puesto de venta de verduras en la plaza del mercado detrás de la iglesia católica. La plaza siempre estaba llena de gente, unos comprando y otros buscándose el peso. Aquí había establecimientos comerciales de toda índole, desde venta de tabaco hasta venta de zapatos y telas.Leer

El Cementerio Nuevo del Pepino

El Cementerio Nuevo del Pepino

Ya se hacía muy pequeño el antiguo cementerio para una creciente población como la de San Sebastián del Pepino. Cada vez que se enterraba alguien en el antiguo cementerio se efectuaba una larga procesión y se detenía totalmente el tráfico vehicular. Era necesario dotar a El Pepino de un nuevo cementerio. Y precisamente adquirió elLeer